Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Informe: Demoliciones Israelís

Entre enero y agosto de 2016, 684 estructuras propiedad de palestinos han sido demolidas, desplazando a 990 personas

 

La última ronda de demoliciones de casas en los pueblos palestinos de Umm Al-Khair y Sussia en la ciudad ocupada de Cisjordania parece ser parte del plan de demoliciones presenciado este año. Hasta el 1 de agosto de, 684 estructuras propiedad de palestinos han sido demolidas, desplazando a 990 personas. Esto supone más desplazamientos que en el conjunto del año 2015.

Estas demoliciones de viviendas en la ciudad ocupada de Cisjordania han sido utilizadas por Israel como una forma de crear espacio para ampliar los asentamientos ilegales y desalentar a los palestinos que viven en la zona C, zona que supone alrededor del 60% de Cisjordania y cuya totalidad pasa a estar bajo control militar y administrativo de la ocupación israelí. Así que  ¿con qué fundamento Israel lleva a cabo sus apropiación de tierras y demoliciones de casas?

No hay permisos

Desde el principio de la ocupación de Palestina por parte de Israel en 1967, se ha establecido una política de planificación y construcción que restringe fuertemente la construcción de los palestinos al tiempo que permite y facilita la expansión de los asentamientos israelíes. Estas restricciones dejaron a muchas estructuras palestinas – incluyendo casas, escuelas e incluso infraestructuras agrarias – sujetas a las órdenes de demolición sobre la base de que no se han emitido permisos de construcción y por lo tanto han sido construidas ilegalmente, a pesar de que muchas de ellas son anteriores a la ocupación.

Una medida de castigo

Desde 1967, Israel ha utilizado también la demolición de viviendas como medida punitiva. La razón declarada por Israel respecto a las demoliciones fue que eliminar la propiedad de las familias palestinas que perpetraron ataques contra israelíes o que eran sospechosos disuadiría a otros. En 2005, hubo un cese en estas políticas ya que una comisión militar encontró que el valor disuasivo de las demoliciones no se había probado y que esta política podía incluso tener el efecto contrario. La práctica, sin embargo, se reanudó en el verano de 2014.

Israel ha intensificado su actividad de demolición en los últimos años, y ha desplazado al menos a 3.799 palestinos desde el inicio del mandato del primer ministro Binyamin Netanyahu en marzo de 2009 según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

La construcción de asentamientos y las políticas de demolición de Israel, las cuales a menudo van de la mano, son dos violaciones explícitas del derecho internacional. La Cuarta Convención de Ginebra prohíbe el establecimiento de comunidades de colonos israelíes en los territorios ocupados, y esto restringe la demolición de edificios..

Además, estas políticas socavan las perspectivas de la solución de dos estados internacionalmente apoyada, haciendo casi imposible para los palestinos construir en la zona C de Cisjordania, al tiempo que permite la expansión de los asentamientos israelíes en esta zona.

Esto ha sido motivo de preocupación para los gobiernos occidentales, tanto es así que el Departamento de Estado de EE.UU. declaró en un comunicado reciente que la demolición de casas palestinas y la construcción de asentamientos “es parte de un proceso continuo de toma de tierras, expansión de asentamientos, legalizaciones de los puestos militares avanzados, y negación del desarrollo palestino que corre el riesgo de afianzar una realidad de un estado de perpetua ocupación, así como el conflicto “.

Pero esto plantea la pregunta: ¿Si estas políticas han sido reconocidas por Occidente como “muy preocupantes”, “provocativas y contraproducentes”, entonces ¿por qué aún siguen llevándose a cabo las demoliciones? ¿Por qué no se hace a Israel responsable?

Categorías
InformesIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaVideos y Fotos Historias