Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La plataforma BLM plantea la oportunidad de ajustar las cuentas con el pasado imperial de Gran Bretaña

El racismo y el legado del imperio seguirán siendo una pesadilla para todos nosotros hasta que logremos un ajuste de cuentas adecuado con sus costes. Si el activismo de BLM en Reino Unido saca estos temas a la luz nos habrá hecho a todos un gran favor
Foto de archivo

Blacks Lives Matters (BLM) -plataforma de lucha contra el racismo que se hizo famosa sobre todo por sus protestas a lo largo y ancho de Estados Unidos- llegó a los titulares en Reino Unido la semana pasada con manifestaciones en varios lugares de todo el país. Sin embargo, mientras  que algunos medios tratan de entender la razón de ser de traer estas protestas a Gran Bretaña, donde la violencia policial contra los no blancos ha sido mucho menos mortal que en Estados Unidos, yo explicaré por qué existe claramente una necesidad urgente para el activismo antirracista en Gran Bretaña .

En primer lugar, debemos tener muy claro que en BLM pueden hablar por sí mismo. Tenían muy buenas razones por las que eligieron llevar a cabo las protestas de la semana pasada y los portavoces de la campaña han sido explícitos acerca de lo que son en las entrevistas con los medios de comunicación. No estoy tratando de volver a escribir esas palabras o contar qué otros motivos había en juego.

Por el contrario, mi argumento es que, además de lo que la organización ha dicho, puede haber otras repercusiones positivas más amplias en la sociedad británica que puedan resultar de una campaña contra el racismo de perfil alto. En particular, mi esperanza es que mediante la apertura de la demasiado larga discusión latente del racismo y sus vínculos con la historia de Gran Bretaña como potencia imperial, una campaña de este tipo puede aportar algo de luz – y tal vez algunos cálculos – a la vista romántica que muchos de nosotros tenemos sobre la naturaleza del poder británico.

¿Por qué ahora en el Reino Unido?

No es casualidad que el BLM comenzara las protestas en agosto de 2016, unos cinco años después de la muerte de Mark Duggan, el joven negro cuya muerte a manos de la policía metropolitana provocó protestas que se extendieron en los disturbios de 2011 en Londres y otras ciudades del Reino Unido. De acuerdo con Adam Elliot Cooper, activista del BLM de Reino Unido -que habló con el Canal 4 Noticias– la muerte de Duggan es sólo un ejemplo entre varios.

Pero además de los homicidios policiales, Cooper sugiere que hay otros dos controladores para la campaña. Estos son: (a) el tratamiento duro e injusto de los inmigrantes no blancos por las autoridades británicas y (b) las cuestiones más amplias de la desigualdad racial en las instituciones británicas y de la sociedad.

Sin embargo, mientras que en las estadísticas, recogidas por Inquest -una organización benéfica-, encuentran que la policía no mata desproporcionadamente a la gente negra en los tiroteos, pero hay una fuerte evidencia que permite sugerir que “un número desproporcionado de muertes se producen después del uso de la fuerza contra las personas negras y las minorías étnicas”. Por otra parte, existe una grave preocupación en relación con el nivel de abuso dirigido a las personas que se encuentran en centros de expulsión de inmigrantes (IRC) y los centros de detención de inmigrantes. Según Inquest:

“Ha habido varios casos en los últimos años que han levantado preocupaciones por la calidad de la atención ofrecida a los inmigrantes detenidos, entre ellos el caso de Mohamed Shuket, AA, y el príncipe Kwabena Fosu, todos los cuales murieron en el IRC, y Abdullah Agar ‘Joker’ Idris, que murió en la cárcel”.

Sin embargo, mientras que los problemas de abuso de detenidos y deportados han sido bien conocidos desde 2005 -evidenciadas por el informe de 2008 “Abuso de externalización“, que documenta el papel de las fuerzas de seguridad privadas en aproximadamente 300 presuntas agresiones- no ha habido prácticamente ningún progreso en la mejora del sistema o para hacer frente a estas quejas.

El aumento del racismo

Como sugiere Cooper, también hay una cuestión más amplia del racismo en Reino Unido. Incluso antes de la agitación de la campaña “Brexit” –que al parecer hizo florecer el sentimiento anti-inmigración en todo el país– el crecimiento del racismo era una preocupación creciente en Gran Bretaña. De hecho, la Encuesta de Actitudes Sociales británicas de 2013 reveló que un tercio de los británicos encuestados admitió un cierto nivel de racismo, por encima de una cuarta parte en 2001.

Penny Young, la directora ejecutiva de NatCen Social Research, la organización tras de la encuesta, afirmó al periódico Guardian que en 2014: “Los niveles de prejuicio racial han disminuido de manera constante a lo largo de los años noventa, pero han estado de nuevo en alza durante la primera década de este siglo. Esto se resiste a la tendencia de una Gran Bretaña socialmente más liberal y tolerante”.

Según diversos análisis de estos resultados, es probable que exista una relación entre dicho crecimiento en el racismo y la popularización del sentimiento anti-inmigración. Sin embargo, mientras que los partidos de derecha, insurgentes políticos, como el UKIP puedan haber sido los principales impulsores de tal argumento, vale la pena señalar que ninguno de los dos partidos políticos del stablishment de Reino Unido han ofrecido una visión alternativa de la inmigración.

Por el contrario, tanto los laboristas como los conservadores lucharon en las últimas elecciones generales tratando de flanquear al UKIP en lugar de refutar sus afirmaciones. Es claro que esto fue contraproducente y, lo más importante, ayudó a consolidar una visión de consenso negativo sobre la inmigración. De hecho, según la Encuesta de Actitudes británica, el 90% de los británicos cree que la inmigración es demasiado alta.

Imperialismo

Sin embargo, hay otra cara de esta historia que es más claramente británica, a pesar de que aún no haya salido a la luz. Esto es el potencial anti-imperialista del BLM.

Algunos de los capítulos de BLM en Estados Unidos y Canadá -además de sus llamamientos para poner fin a la violencia contra los negros y el racismo sistemático – se han producido en el fuerte apoyo dado a las voces y preocupaciones de los pueblos indígenas que han sufrido genocidio cultural a manos de colonialistas mayoritariamente blancos. Por otra parte, como hemos visto a través de ejemplos de vínculos entre el BLM y campañas de solidaridad con Palestina, existe claramente una forma de ver estas acciones a través de una lente anti-imperialista.

Sin embargo, que yo sepa, este aspecto de la campaña no ha llegado al primer plano de la discusión del BLM en Reino Unido, sin embargo, espero pronto sea así. De acuerdo con una reciente encuesta de YouGov, el 75% de los británicos ven el Imperio Británico como una fuente de orgullo y a un tercio le gustaría que aún existiese.

Es probable que estas sorprendentes estadísticas sean el resultado de dos factores: la visión demasiado idealizada del imperialismo británico, que se perpetúa a través de los medios y, en segundo lugar, la profunda falta de educación seria sobre el tema. De hecho, como se puso de manifiesto en un programa de debate de la BBCThe Big Questions“, para muchos defensores de las virtudes del imperio de Gran Bretaña, el principal problema es que Reino Unido es visto como una “fuerza civilizadora” del mundo.

Sin embargo, esto es engañoso. Puede haber unos pocos ejemplos en los que la influencia del imperio británico ofrezca ciertos resultados positivos -un ejemplo favorito de los defensores es que el dominio británico puso fin a la práctica del Sati, o quema de viudas en la India, sin embargo, incluso esto no puede ser visto como una justificación de siglos de conquistas militares e el establecimiento de gobiernos por la fuerza-.

De hecho, la lógica espuria de tales argumentos se puede demostrar fácilmente mediante un contraejemplo: si un ladrón entrase en su casa y robase una gran parte de sus objetos de valor, pero también dejase atrás una nota de agradecimiento –y tal vez un pequeño regalo de chocolate-, alguien debería tener en cuenta que la nota y el regalo no podrían ser la justificación de los otros crímenes. Aunque la comparación no es exacta, el razonamiento sigue la línea utilizada para justificar el imperialismo inglés

Una visión más veraz mostraría que el dominio imperial británico se basa directamente en la lógica de la jerarquía racial. En efecto, mientras que los británicos a menudo se enorgullecen de la abolición de la esclavitud en 1807, también debe tenerse en cuenta que desde el siglo XVI, Inglaterra ( antes del acto de la unión con Escocia) fue uno de los pocos países principalmente involucrados en el establecimiento y el mantenimiento de la trata transatlántica de esclavos, con el fin de servir a sus colonias en América del Norte.

Por otra parte, el gobierno de Gran Bretaña sobre tierras lejanas y pueblos extranjeros siempre se basaba en el hecho de que el ejército estaba preparado para usar la fuerza abrumadora y causar la muerte a gran escala con el fin de reprimir la resistencia. En efecto, bajo el dominio británico, las muertes en la India estaban en la escala de decenas de millones, muchas más de las que se produjeron como consecuencia de la hambruna de Bengala en 1943, mientras que las autoridades británicas – dirigidas por Winston Churchill, un racista manifiesto en su propio derecho– impidieron activamente la prestación de socorro.

Gran Bretaña también utiliza asesinato en masa como parte de los esfuerzos por mantener el control en Irak, donde la RAF y el ejército utilizaron bombas y armas químicas con el fin de suprimir la disidencia popular; o en Kenia, donde el método de elección de las administraciones fueron ahorcamientos en masa y de igual manera en muchos otros lugares de todo el mundo.

Si realmente queremos crear una sociedad mejor y menos racista, es imperativo que no sólo tratemos de hacer frente a los problemas de superficie -aunque son obviamente muy importantes- sino que también se vean las raíces del racismo en Reino Unido. Es importante señalar que, como el filósofo existencial Jean Paul Sartre explica sobre los franceses en Argelia, se degrada la opresión sistémica atrapando tanto a los oprimidos y los opresores por igual. El racismo y el legado del imperio seguirán siendo una pesadilla para todos nosotros hasta que logremos un ajuste de cuentas adecuado con sus costes. Si el activismo de BLM en Reino Unido saca estos temas a la luz nos habrá hecho a todos un gran favor.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaReino UnidoUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba