Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Filtraciones revelan que Occidente apoya al general libio renegado Khalifa Haftar

Grabaciones del tráfico aéreo sugieren que Khalifa Haftar recibe apoyo de Francia, Reino Unido y EE.UU pese a su oposición al gobierno en Trípoli
Humo negro en el cielo tras una serie de ataques aéreos de las tropas del general Khalifa Haftar sobre Bengasi.

Una operación militar multinacional que involucra fuerzas británicas, francesas y estadounidenses está coordinando ataques aéreos en apoyo de un general renegado que lucha contra las milicias islamistas desde una base cerca de Benghazi, al este de Libia, según revelan grabaciones de tráfico aéreo obtenidas por el Middle East Eye.

Los vídeos filtrados parecen confirmar anteriores informes que sugerían la existencia de un centro de operaciones internacional que apoya al general Khalifa Haftar en su campaña para hacerse con el control del este de Libia en contra de grupos que él ha marcado como “extremistas”.

En su duración de menos de una hora, puede oírse en las cintascómo se coordinaba al menos un ataque aéreo. Esto sugiere que la sala de operaciones no se usa exclusivamente para tareas de reconocimiento.

Estas grabaciones pasaron a manos de Middle East Eye a través de la base aérea de Benina, que está considerada como la instalación militar más importante de Haftar.

Las filtraciones podrían resultar perjudiciales para las partes internacionales involucradas porque Haftar se ha negado a apoyar al gobierno de unidad popular respaldado por la ONU en Trípoli, y ha empezado confrontaciones contra algunos grupos que habían participado en la campaña apoyada por Occidente contra el Estado islámico (IS).

El mes pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó una fuerza naval de la UE para hacer cumplir el embargo de armas a Libia interceptando barcos sospechosos de transportar armas. El embargo de armas se impuso a Libia en 2011, pero los monitores de sanciones de la ONU han informado de que los envíos procedentes de Egipto, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos y Sudán a diversas facciones continúan.

Una de esas facciones está dirigido a por Haftar, al cual la UE ha amenazado anteriormente con extender las sanciones por sus repetidos intentos de socavar el gobierno de Libia que cuenta con el respaldo de la ONU.

“Las sanciones no tienen sentido”, dijo el portavoz de Haftar. “Por el momento sólo hemos oído informes en los medios de comunicación y no hemos tenido ningún mensaje formal”.

Middle East Eyeya reveló en marzo que los soldados SAS británicos, apoyados por las fuerzas jordanas, ya están operando en Libia contra los militantes de ISIS.

Las cintas filtradas presentan a pilotos y controladores aéreos que hablan en árabe y en inglés británico. Acentos estadounidenses, franceses e italianos son también reconocibles.

“Bengasi, buenos días, Ascot 9908,” se escucha decir a un hombre con acento británico. “Ascot 9908, solo se le permite saber que estamos en contacto con la pista de aviación de Bengasi.”

El distintivo de llamada Ascot 9908 se repite en varias ocasiones en las grabaciones. Más tarde al hombre se le escucha decir: “Ascot 9908 de nuevo desde Benina, estamos buscando una ruta para el plan de vuelo Lima Golf Sierra Alfa”.

“Eso es Ascot 9908, estamos completos en Benina y el próximo destino es Lima Golf Sierra Alfa”, dijo el mismo hombre, antes de terminar la conversación y continuando con su misión.

 

Los que hablan con acentos franceses e italianos parecían pasar la mayor parte de las grabaciones dirigiendo el tráfico aéreo desde la sala de control.

Los pilotos con acentos americanos también tienen un lugar destacado. Sus dos distintivos de llamada fueron Bronco 71 y 99 Mustang – nombres de coches americanos clásicos.

 

Para escuchar las grabaciones haga click aquí.

 

Muchos de los archivos de sonido son comunicaciones de rutina de la sala control aéreo – números, llamadas, y quejas sobre el mal funcionamiento de las radios y los códigos de confirmación.

“Siento el problema, señor, nuestras radios no funcionan bien,” dice una voz presumiblemente de un piloto americano. “Control, Mustang 99 se aparta de su espacio aéreo al noreste, disculpas una vez más por las radios y buenas noches.”

El mercado de pescado

Un número gran de voces hablando en árabe también pueden oírse en los archivos filtrados.

“El primer objetivo ha sido interceptado,” se escucha decir a un piloto árabe. El objetivo era Souq al-Hout, o el mercado de pescado.

“Es un barrio famoso de Bengasi”, dijo Mattia Toaldo, un especialista en Libia, compañero de políticas en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. “Es uno de los barrios cercanos al mar. Fue crucial en los enfrentamientos de 2011 (contra el ex líder Muammar Gaddafi) y desde entonces ha sido una de las principales zonas de combates entre Haftar y las fuerzas islamistas a partir de 2014. ”

El grupo de Haftar está luchando en Souq al-Hout contra el llamado Consejo Revolucionario de la Shura de Bengasi (SCBR por sus siglas en inglés), una amalgama de varios grupos islamistas militantes.

El corpus del grupo es complicado y contradictorio pero fundamentalmente, la SCBR no se incluye ni se alinea con el ISIS.

La coalición incluye al Ansar al-Sharia, que está considerado como organización terrorista por la ONU, los EE.UU, el Reino Unido y Turquía. Pero también incluye a la Brigada de los Mártires del 17 de febrero, que no se considera una organización terrorista, y que se dice que está financiada por el Ministerio de Defensa libio en Trípoli.

“Hemos interactuado con el segundo objetivo y vamos a por la tercera diana, si Dios quiere”, se escucha decir al piloto de habla árabe, mientras sobrevolaba Souq al-Hout.

Control aéreo responde a continuación, y le insta a “seguir adelante”.

“Hemos acertado en el tercer objetivo”, dice el piloto.

En otro momento de las cintas filtradas, un controlador aéreo conminaa un piloto de habla árabe a lanzar pronto una de sus bombas. Más tarde, un piloto llama a la sala de operaciones para comprobar si una de sus bombas había explotado.

“No quiere rivales”

Que los grupos a los que Haftar apunta no son Estado Islámico, y que ni siquiera estánaliados con ellos, es algo digno de mención, pero no es nada nuevo teniendo en cuenta los sucesos en Derna, una ciudad al este de Bengasi.

Haftar fue una figura militar clave en el ejército de Gadafi, pero fue exiliado a los EE.UU. y regresó durante la revolución de 2011 para tratar de expulsar al líder anterior. Ha sido acusado de mantener vínculos con la CIA, de tener ambiciones presidenciales y, de acuerdo con The Economist, es “a menudo considerado un obstáculo en los esfuerzos por unificar el país.”

Su papel en el seno de cualquier fuerza militar nacional, como ministro de defensa o comandante del ejército, ha sido uno de los temas más polémicos en los intentos de lograr la unidad.

El apoyo occidental sólo ha envalentonado al generalrenegado, en detrimento de los intentos de unificar el país del norte de África, Toaldo informó al MEE.

“El apoyo de las fuerzas especiales occidentales (sobre todo francesas) al general Haftar, ha hecho que sea muy difícil llegar a un compromiso con él porque piensa que tiene un importante apoyo externo y por lo tanto no necesita de ningún compromiso con el gobierno de unidad”, apuntó.

Hace dos años, Haftar puso en marcha la Operación Dignidad, centrada principalmente en los alrededores deBengasi. Posteriormente, se alió con el gobierno oriental con base enTobruk, pero a pesar de sus pretensiones de haber “liberado” Bengasi a principios de 2016, la violencia ha continuado haciendo estragos. El jueves, un coche bomba mató a 12 de los combatientes de Haftar.

Tal y como el Estado Islámico ha explotado la situación caótica en el interior de Libia para reforzar su presencia en el país (convirtiendo el lugar de nacimiento de Gadaffi, la ciudad de Sirte en un campo de entrenamiento para sus militantes), Haftar parece haber explotado al Estado Islámico para asegurar el apoyo extranjero.

Apoyo extranjero para Haftar

Desde que se lanzó la Operación Dignidad ha habido numerosos informes de que recibe el apoyo de las potencias extranjeras, en particular Egipto y los Estados Unidos, quienes se cree que son responsables de los ataques aéreos nocturnos en sitios controlados por fuerzas aliadascon los islamistas.

En una entrevista de 20 minutos con la BBC, Haftar reconoció que sus fuerzas habían recibido el apoyo de potencias extranjeras.

“El Estado Islámico en Bengasi ha sufrido un revés en los últimos meses, pero no por eso debemos llegar a la conclusión de que debemos apoyar aHaftar,” dijo Toaldo. “Es más que nada debido a la ayuda internacionala las fuerzas de Haftar que el Estado Islámico en Bengasi lo ha tenido difícil, pero por otro lado también es debido a la división entre ISIS y el consejo revolucionario de Bengasi.”

Hace un año, Derna, una ciudad de la costa oriental, fue arrasada por el Consejo de la Shura de los Muyahidines, otro grupo islamista.

Mientras que el gobierno ha estado ocupado los últimos meses tratando de sacar a ISIS de su bastión libio de Sirte, Haftar ha estado luchando su propia guerra – contra el mismo grupo que empujó al ISIS fuera de Derna.

 

La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia condenó los ataques aéreos de Haftar en Derna y advirtió que las bajas civiles resultantes pueden considerarse crimen de guerra.

“No es nuevo en su estrategia porque en el fondo no quiere tener rivales en el este y considera a todos, incluso a aquellos débilmente asociados con el Islam a nivel político, como terroristas,” dijo Toaldo. “Al igual que hacen sus patrones en Egipto.”

Al hablar sobre las consecuencias a largo plazo de la filtración, Toaldo afirmó: “Creo que cambiará las cosas más en Europa que en Libia porque es más difícil para el gobierno francés negar toda implicación con Bengasi.”

“Va a tener que explicar por qué está apoyando al gobierno de unidad con mucho esfuerzo diplomático, mientras que sus fuerzas militares están apoyando al rival de ese gobierno.”

Un portavoz del Ministerio de Defensa del Reino Unido, dijo: “Como hemos dicho antes, la RAF facilita regularmente visitas a los asesores diplomáticos y militares en Libia.”

El Ministerio de Defensa también dijo que ellos no hacen ningún tipo comentario sobre los documentos filtrados, argumentan que los vuelos se realizan por razones de seguridad, y que no se han llevado a cabo ataques aéreos sobre Libia.

El Ministerio de Defensa francés negó a hacer comentarios.

 Este artículo fue publicado por primera vez por el Midle East Eye.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaFranciaLibiaOriente MedioReino UnidoUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines