Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El plan sin escrúpulos de la UE continúa expulsando a miles de refugiados

Grecia quiere intensificar de forma significativa durante las próximas semanas la devolución de migrantes a Turquía bajo el acuerdo firmado por la Unión Europea y Ankara, según el ministro griego de asuntos migratorios Yannis Mouzalas. Este giro se produce en medio de las críticas a Grecia por procesarles de forma “demasiado lenta”.

Según datos oficiales, en la actualidad se encuentran en las islas griegas unos 8.400 migrantes, la mayoría de los cuales han expresado su deseo de solicitar asilo, colapsando así el sistema. En Quíos, entrevisté al único trabajador que procesa solicitudes de asilo; tiene a miles de solicitantes, pero ya en abril estaba a la espera de la indispensable asistencia de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO).

El cierre de la Ruta de los Balcanes precedió a la supuesta solución que puso a la crisis de los refugiados el acuerdo UE-Turquía de 18 de marzo, a través del aumento del despliegue de cuerpos especiales de supervisión y evaluación, de la facilitación de las devoluciones y de la “readmisión” de todos los recién llegados con posterioridad al 20 de marzo. Ésta no es una solución, ni está funcionando en la práctica. Como han confirmado en múltiples ocasiones ONGs y funcionarios públicos europeos, el tráfico de personas se ha incrementado, al igual que la trata. La Ruta de los Balcanes no está verdaderamente cerrada; la gente ahora ha de prolongar su viaje irregular, pagando por el camino cantidades exorbitantes, para atravesar Europa. Con ello aumenta el riesgo para los más vulnerables, en particular para las mujeres jóvenes y los niños. Hay informaciones de que son víctimas de explotación sexual “a cambio” de poder acceder a Europa desde Grecia; lo mismo se aplica a Calais y al acceso a Gran Bretaña desde Francia, según publicó recientemente el Huffington Post.

A lo largo del mes pasado, se han vivido varias protestas en los centros de detención de las islas griegas. Las tensiones acumuladas acabaron por estallar, al haber perdido los refugiados sus derechos a la protección internacional, al trato digno y a la asistencia legal, careciendo al mismo tiempo de libertad de movimiento; están atrapados así desde marzo. La comida es horrible y hay informes de varios incidentes de intoxicación alimentaria en las islas y en el puerto del PIreo. En una protesta en el campo de Moria acabaron ardiendo tiendas de campaña, las oficinas del servicio de asilo fueron ocupadas por niños y el personal de las ONGs y los representantes de ACNUR fueron evacuados. El campo alberga por lo menos a 3000 personas –mucho más de lo que sería su capacidad oficial-, incluidos niños pequeños, en riesgo por estas legítimas protestas.

Las ONGs internacionales, así como las instituciones y agencias de la ONU han defendido la necesidad de un enfoque más humano, en contraposición al acuerdo UE-Turquía, principalmente por el motivo de que se trata de deportaciones ilegales (muchos de los deportados no eran conscientes de sus derechos o fueron incapaces de pedir asilo; algunos sin embargo lo hicieron), así como en razón de los centros de detención cerrados. MEMO ya ha publicado con anterioridad más detalles al respecto. Por estos motivos, así como por razones políticas y morales, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha declarado que a partir de ahora no aceptara dinero europeo ni de ningún estado miembro para financiar sus vitales misiones, “en protesta por sus vergonzosas políticas de disuasión y por su intensificación de los intentos de expulsar a la gente de las costas europeas”. La ONG recibió el año pasado 63 millones de dólares de la UE y de sus estados miembros.

 

Han sido deportados solicitantes de asilo

Según el gobierno griego, 468 personas han sido deportadas a Turquía, de las cuales ninguna había solicitado asilo. Sin embargo, se han producido errores, y desde entonces se ha confirmado que muchos de los deportados eran solicitantes de asilo, por lo que estas deportaciones son ilegales. Además, los folletos que explican las opciones para quienes llegan a las costas europeas en Quíos o Lesbos no están traducidos al urdu o a otros lenguajes adecuados. Esto es intencionado, ya que la mayoría de refugiados paquistaníes, baluches, bengalíes o indios son considerados “ilegales”, “irregulares” o migrantes económicos, a pesar de que la mayoría de ellos huyen de la guerra, de la persecución y, en lo que respectada a los baluches, del genocidio. Deberían tener el mismo acceso al asilo que el resto de las personas que llegan a Grecia, pero no lo obtienen debido a una serie de suposiciones racistas sobre su contexto y su situación; esto refleja la forma xenófoba, arbitraria y brutal de la que la policía gestiona a aquellos que “parecen paquistaníes”. Solo ha sido decretada la expulsión a Turquía de refugiados sirios , que han apelado la decisión.

La ONG Días Mejores para Moria ha logrado proporcionar asistencia leal a los refugiados de Lesbos, junto con Zainabiyya, Project Human, Mercy Corps y Médicos sin Fronteras. Hasta ahora han recurrido 149 casos, teniendo éxito en 20 ocasiones, mientras que 84 están pendientes y ninguno ha sido rechazado, según el post de Facebook más reciente de la organización. Los recursos también han tenido éxito en Idomeni, donde según la ONG independiente Abogados en el Extranjero y The Guardian se habían emitido varias órdenes de deportación, también contra refugiados sirios.

Tras la llegada y el proceso de registro, la gente recibe documentos cuya traducción presenta serias limitaciones, que afectan de forma intencionada a diversos grupos nacionales o étnicos, tales como los paquistaníes. Esto supone un serio defecto que viola la responsabilidad de Europa de tratar a la gente de acuerdo con la Convención de los Refugiados de 1951 y les impide tomar decisiones fundadas frente a sus (ya de por sí limitadas) opciones. Ewa Moncure, portavoz de Frontex, explicó que su a su agencia “se le había dicho que las personas que están siendo deportadas no son solicitantes de asilo”, pero que no podían garantizarlo, y depositó la responsabilidad en las autoridades locales griegas. Creo que esto demuestra hasta qué punto Turquía y Grecia desempeñan una función de tierra de nadie a las puertas de Europa, para evitarle a esta su responsabilidad como región rica, con un legado colonial del que la gente está huyendo en busca de ayuda humanitaria básica y de protección.

A pesar del objetivo de relocalizar a 160.000 personas, sólo han sido reasentadas 937. Mientras que la iniciativa de reasentamiento de ACNUR pretendía ayudar a 20.000 personas, sólo ha relocalizado a 4.555.1

La “readmisión” de refugiados es muy controvertida, en particular dado que incluso ACNUR admite haber atestiguado la presencia de solicitantes de asilo entre los deportados. Además, Abogados en el Extranjero ha denunciado que EASO ha impedido a los abogados ver a sus clientes en los campos y en los centros pre-deportación.

El ministro griego de migración Yannis Mouzalas ha dicho que el país heleno pretende enviar a miles de refugiados de vuelta a Turquía en las próximas semanas si no cumplen los requisitos para el asilo. “Sería un fracaso si, dentro del próximo mes y medio, aquellos que están obligados a abandonar las islas no lo hacen,” declaró a la televisión griega. Ante la pregunta de a cuántas personas se aplicaría esto,  Mouzalas dijo que “a más de la mitad” de los migrantes que se encuentran allí en la actualidad.

 

Por qué Turquía no es un “país seguro”

Bajo el Artículo 35 de la directiva europea de procedimientos de asilo, un país puede ser considerado “primer país de asilo” si el solicitante “ha sido reconocido en ese país como refugiado y puede ser objeto de esa protección; o bien si él o ella goza de la suficiente protección en ese país, lo que incluye el principio de no expulsión”.

Turquía aplica la Convención del Refugiado de 1951 sólo con ciertos criterios geográficos, y no ha ratificado su protocolo de 1967, por lo que no está obligada a ofrecer el estatus de refugiados a los no europeos. Ningún solicitante de asilo es europeo.

  • Sirios en Turquía: el 90% de los 3,1 millones de refugiados sirios en Turquía viven fuera de los campos, sin servicios ni protección oficial. La ONU estima que la mitad de ellos son niños, y que el 74% de estos no están escolarizados.2
  • Según ACNUR, la designación de un “tercer país seguro” solo se aplica a los estados que no producen ellos mismos refugiados, o en los cuales los refugiados pueden gozar de la protección del asilo sin peligro.
  • Aparte del programa de reasentamiento de 1×1, el 51%3 de las personas no sirias que llegan a Grecia permanecen desprotegidos frente a la expulsión.
  • El Ministerio de Exteriores turco afirma que el país mantiene una política “de puertas abiertas” entre Siria y Turquía. Sin embargo, la frontera turca permanece cerrada y los guardas han disparado y herido a refugiados en la frontera con Siria4. Campos de refugiados cercanos, como el de Kamouna en la provincial de Idlib5, están llenos de personas que aguardan para poder cruzar la frontera y que sufren bombardeos mortales. La ONU ha advertido de que la situación pronto podría volverse “catastrófica” y obligar a unas 400.000 personas más a acudir a la frontera a la busca de refugio.
  • Hay informaciones de refugiados y de solicitantes de asilo que han sufrido maltrato, brutalidad policial y una falta de atención y de protección a manos de las autoridades turcas.
  • Incluso si Turquía fuera un “tercer país seguro”, es ilegal expulsar a solicitantes de asilo en contra de su voluntad a otro país sin haber analizado su caso de forma individual; tales incidentes ya han sido registrados y se ha apelado contra ellos de forma exitosa.6

 

La crisis necesita una redemarcación

Instituciones financieras tales como la Organización por la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han puesto énfasis en la necesidad de redemarcar la “crisis migratoria”, ya que calculan que de darse “una rápida integración en el mercado laboral” a tiempo y de forma adecuada –con unas políticas que reflejen humanidad y solidaridad-, el PIB se incrementará aproximadamente en un 0,25% para 2020; todo lo contrario de la “carga” que se supone que pesa sobre Europa. Michael Moller, de la ONU, manifestó: “Necesitamos migrantes, para que nuestras economías sigan funcionando7. La OCDE y ACNU han subrayado ambos tanto el imperative moral como el claro incentive económico que conlleva el ayudar a los millones de refugiados que viven en los países de la OCDE “a desarrollar las habilidades que necesitan para trabajar de forma productiva y segura en los puestos de trabajo del mañana”.8

Según la UE, sin embargo, la deportación “tiene sentido” por motivos de seguridad y estabilidad nacional y regional. No obstante, la terminología y los planes de “poner bajo control” la migración son ejemplos de su apropiación de la idea de una amenaza innata procedente de la diferencia y de la diversidad (algo normalmente asociado con la xenofobia), y de la previsión de verse atropellados por “gente incompatible”. Pasan por alto así que todos somos seres humanos. También pasa por alto los vínculos históricos con los países productores de migrantes, tales como el colonialismo y las guerras imperiales en Irak y Afganistán. La partición de la India en 1947, con todos los sangrientos eventos que la rodearon, es recordada aún por algunos de los paquistaníes de los campos griegos. Gran Bretaña creó la mayor migración masiva de la historia de la humanidad, desplazando a más de 14 millones de personas9; las divisiones y la discriminación hacia las minorías en los territorios concedidos a Pakistán, como la de los baluches y el actual genocidio que sufren, forman parte de los motivos que explican por qué han llegado ahora a las costas de Grecia.

Por ello, en vez de definir la situación actual como una crisis de la gente, necesitamos hablar de una crisis del sistema que permite que esto ocurra en la Europa de 2016. Es preciso revisar los vínculos con los países productores de migrantes y hay que exigir responsabilidades a los líderes políticos. Los grupos de defensa de derechos humanos y los medios de comunicación han de mejorar su cooperación. Además, la sociedad civil está llevando todo el peso de la mala gestión de la situación y de la falta de voluntad de Europa a la hora de aceptar que la situación pide mucho más que una detención de la marea, prácticamente imposible, incluso como primera fase del proceso. La crisis exige un sistema sofisticado de migración controlada que permita que la migración se produzca, en lugar de generar un miedo que raya en la xenofobia, como hemos presenciado hasta ahora.

1 Datos de un abogado independiente de primo, mayo 2016.
2 Comisión Europea. Abril 2016. Turkey: Refugee Crisis. http://ec.europa.eu/echo/files/aid/countries/factsheets/turkey_syrian_crisis_en.pdf

3 Respuesta de Emergencia de ACNUR: http://data.unhcr.org/mediterranean/country.php?id=83

4 HRW. 2016. Turquía: Guardia Fronteriza Mata y Hiere a Solicitantes de Asilo. https://www.hrw.org/news/2016/05/10/turkey-border-guards-kill-and-injure-asylum-seekers

5 BBC.2016. Conflicto sirio: ataque aéreo contra campo de refugiados mata a 28 personas.http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-36214290

6 The Guardian. 2016. Refugiados sirios ganan recursos contra expulsión forzosa a Turquía http://www.theguardian.com/world/2016/may/20/syrian-refugee-wins-appeal-against-forced-return-to-turkey

7 Huffington Post. 2016; Michael Moller, de la ONU, revela 17 hechos que cambiarán tu percepción de la crisis de los refugiados. http://www.huffingtonpost.co.uk/entry/refugee-crisis-facts-un-michael-moller_uk_5734277ee4b01359f6866db0

8 OECD. 2016. OCDE y ACNUR llaman al refuerzo de las políticas de integración a favor de los refugiados http://www.oecd.org/migration/oecd-and-unhcr-call-for-scaling-up-integration-policies-in-favour-of-refugees.htm

9 UNHCR. 2000. División en el Sur de Asia.  http://www.unhcr.org/3ebf9bab0.pdf

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEUEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSiriaUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines