Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El ataque de Orlando: abominable golpe de un grupo de criminales

Vigilia en homenaje a las víctimas del atentado de Orlando en un club LGTB.

El reciente ataque en Orlando, Florida, reivindicado por el grupo criminal Daesh es el más mortal de este grupo en los EE.UU. Los informes oficiales revelaron que más de 100 personas inocentes han resultado muertas o heridas.

La pregunta que surge aquí es ¿a beneficio de quién sirve esto? Es fundamental decir que este ataque mortal contra civiles sólo sirve a los intereses de los grupos islamófobos.

Lejos de ser perpetrado por musulmanes, este ataque brutal es el trabajo de un grupo de delincuentes, quienes probablemente están infiltrados por los servicios de inteligencia extranjeros. Sirve a los intereses de las personas que desean cambiar el estado de ánimo en el período previo a las elecciones presidenciales en los EE.UU., a favor de los defensores de derecha que han sido persistentes en la difusión de las expresiones de odio contra los musulmanes en los EE.UU.

¿Es una coincidencia que Trump pueda ahora decir, ‘Te lo dije’ a los estadounidenses?

¿Es una coincidencia que esto haya sucedido inmediatamente después del funeral publicitado mundialmente de Mohammed Ali, en el que un fuerte apoyo e incluso amor por los musulmanes y palestinos, y por aquellos oprimidos por el 1% que acaparan el dinero, fuera elocuentemente expresado por un rabino judío americano y otras prominentes figuras mundiales?

¿Es una coincidencia que, al igual que los ataques de París parecían castigar a Francia por el reconocimiento del Estado de Palestina, los EE.UU. parece ser castigado ahora porque muchos apoyan a los palestinos de todo corazón?

¿Es también una coincidencia que, como los ataques de París que fueron programadas para hacerse justo antes de una decisión importante acerca de si sí o no los europeos deberían bombardear Siria, este ataque a Orlando se produce justo antes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos?

¿Es también una coincidencia que al igual que los atentados de Boston, el autor aparente fue silenciado con su muerte por lo que nadie puede averiguar quién era realmente detrás de este incidente?

Se necesita la aplicación de cierto pensamiento crítico para encontrar a los verdaderos enemigos de civiles inocentes en Estados Unidos y en cualquier otra parte.

Es lamentable que mientras varios líderes mundiales han estado reaccionando ante el horrible tiroteo en Orlando, los mismos líderes no son movidos por los ataques mortales que mataron a decenas de civiles e hirieron a cientos de personas durante el último par de días por los ataques aéreos rusos en Idlib (Siria).

Asimismo, mientras que la opinión pública internacional ha reaccionado rápidamente en simpatía con las víctimas, muy pocos en todo el mundo parecen estar preocupados por los ataques brutales a decenas de miles de civiles en Faluya (Irak). La ciudad se ha enfrentado a la aniquilación total de la milicia respaldada por la Guardia Revolucionaria de Irán. El ex primer ministro iraquí, Iyad Allawi, ha revelado recientemente que Faluya se enfrenta a una limpieza étnica de corte sectario. Ha habido persistentes intentos por desalojarla de su población suní, sospechosa de colaboracionismo con Daesh, en favor de la milicia de Al Hashd Al Shaabi.

Los trágicos ataques en Orlando se han convertido como era de esperar en un acontecimiento mediático. Es muy desafortunado que muchos de los medios de comunicación estadounidenses una vez más se hayan subido al carro de culpar al islam y a los musulmanes en todo el mundo por este acto de barbarie, en un movimiento similar al pánico, y hasta una bien coordinada propaganda militar y ejercicio de lavado de cerebro.

Muchos periodistas están aún aparentemente por comprender, después de haber sido dicho en repetidas ocasiones, que debe haber distinción entre los musulmanes y los individuos que, según los informes, que llevan un nombre musulmán y que fueron encontrados responsables de actos delictivos.

En su estudio titulado ‘La percepción del Islam en el debate occidental’, A. Lueg, informa sobre el rutinario marco negativo y poco sofisticado del islam, el cual la mayoría de las veces es atractivo principalmente para los ignorantes lectores de tabloides o los espectadores de televisión: ‘Descripciones simplificadas y no diferenciadas del islam en los medios alimentan las llamas de vagos temores de una supuesta amenaza a la cultura occidental y crean una imagen hostil del islam ‘.

El tiroteo en Orlando ha alimentado previsiblemente las llamas de las expresiones de odio en los medios de comunicación en los EE.UU.. A los debates de polarización se les está echando combustible a través de programas de debate, poniendo los informes de noticias y comentarios inflamatorios. El mundo islámico, los musulmanes y su fe están siendo nuevamente postulados como ‘el polo opuesto de Occidente y enemigos del cristianismo’ …

Casi nada sobre Oriente Medio, su historia y cultura, los puntos de contacto positivos o la interacción y la cooperación entre el este y el oeste se aprende en las escuelas. En lugar de conocimiento o, al menos, un examen imparcial de las sociedades islámicas, tenemos clichés y estereotipos en blanco y negro, que al parecer hacen que sea más fácil tratar con el fenómeno del islam. La imagen del islam que se tiene en Occidente se caracteriza por las ideas de la agresión y la brutalidad, el fanatismo, la irracionalidad, el atraso medieval y la antipatía hacia las mujeres. ¿En interés de quién se alimentan estos temores y se perpetuan estos estereotipos negativos y erróneos?

Los musulmanes son víctimas de este tipo de barbarie, tanto como los propios civiles muertos y heridos. Por lo tanto, IS o Daesh no tienen nada que ver con el islam. Ellos son los enemigos de todos los musulmanes, trabajan sólo para adaptarse a la agenda del gobierno de Israel, los grupos estadounidenses cristianos evangélicos y aquellos que quieren hacer dinero de la guerra generalizada.

Los musulmanes no deben ser culpados por este acto abominable de terrorismo, de la misma manera que un grupo terrorista o un individuo de un origen aparentemente cristiano o judío que comete un acto terrorista debe ser disociado de la fe cristiana y judía.

IS / ISIS o Daesh no es más que una red de grupos criminales que no tienen nada que ver con la religión del islam, la cual predica la paz y el entendimiento entre los seres humanos dondequiera que se encuentren.

El Corán resume la posición islámica muy concisamente cuando dice:

“Y la lucha en el camino de Dios con los que luchan contigo, pero no agredas: En verdad Dios no ama a los agresores “(Sura 2: 190).

El atacante no representa al islam o a los musulmanes de ninguna manera, pero, al igual que cualquier otro criminal, representa sólo un puñado de matones sin ley, probablemente, financiado por los enemigos de los musulmanes.

El Dr. Noureddine Miladi es profesor universitario de medios y comunicación. Este artículo fue publicado por primera vez por The Peninsula.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIrakOriente MedioSiriaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines