Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ONU no se comunicará con las autoridades sirias en las próximas dos o tres semanas

Después de informar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación actual en Siria, de Mistura dijo que "es necesario avanzar sobre el terreno, sobre todo en referencia a al cese de hostilidades y el acceso humanitario", antes de que tenga lugar la nueva ronda de conversaciones

No habrá nueva ronda de conversaciones de paz sobre Siria en Ginebra hasta dentro de, al menos, “dos o tres semanas”, según afirmó el enviado a Siria de la ONU, Staffan de Mistura.

Después de informar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación actual en Siria, de Mistura dijo que “es necesario avanzar sobre el terreno, sobre todo en referencia a al cese de hostilidades y el acceso humanitario”, antes de que tenga lugar la nueva ronda de conversaciones.

“Se informó al Consejo de la intención de iniciar la siguiente ronda de conversaciones tan pronto como sea posible, pero ciertamente no en las próximas dos o tres semanas”, dice el comunicado.

Según la ONU, casi un millón de personas en las zonas sitiadas y de difícil acceso en Siria necesitan ayuda urgente.

“Todavía estamos fallando a la gente de Daraya, así como a la gente de Muaddamiyah y Aal-Waer. Estos son los tres lugares, de hecho, en los que yo diría que la situación sigue siendo tremendamente crítica. Los niños están tan desnutridos que morirán si no somos capaces de llegar a ellos”, declaró ayer a la prensa el asesor de Mistura, Jan Egeland.

Siria ha estado encerrada en una cruenta guerra civil desde principios de 2011, cuando el régimen de Bashar Al-Assad reprimió las protestas pro-democracia con ferocidad inesperada.

Desde entonces, más de 250.000 personas han muerto y más de 11 millones han sido desplazadas, según la ONU.

Categorías
NoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSiriaUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba