Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las ambiguas relaciones entre Egipto y Rusia

África gravitó entre la polarización oriental y occidental, lo que ayudó a formar su composición política, cultural y económica. Ahora, después de los cambios en la naturaleza de las relaciones, y después de que las estructuras de la región cambiaran con un nuevo mapa que es diferente al que había prevalecido durante la era de las alianzas de la antigua Unión Soviética durante la Guerra Fría, Rusia regresa una vez más a África después de la retirada de los EE.UU.

La mirada rusa hacia África, sobre todo en el norte del continente, comenzó en el siglo XVIII, con intereses en la costa mediterránea como parte de una política de expansión basada en en consideraciones militares, políticas y económicas. En ese momento, el zar de Rusia, Pedro el Grande, siguió una política que fue capaz de transformar la Rusia zarista en el Imperio de Rusia, convirtiéndose así en una de las potencias más importantes del planeta de la época, junto al Imperio Otomano. Sin embargo, no consiguió la consecución de sus aspiraciones colonialistas en África del Norte, ya que el Imperio Otomano  impidió que esto sucediera en la frontera sur de Rusia. Las relaciones de Rusia con África evolucionaron a diplomáticas, económicas y culturales, y alcanzaron su punto máximo en la década de 1960.

África gravitó entre la polarización oriental y occidental, lo que ayudó a formar su composición política, cultural y económica. Ahora, después de los cambios en la naturaleza de las relaciones, y después de que las estructuras de la región cambiaran con un nuevo mapa que es diferente al que había prevalecido durante la era de las alianzas de la antigua Unión Soviética durante la Guerra Fría, Rusia regresa una vez más a África después de la retirada de los EE.UU.

Esta vez, Rusia llegó a la zona con el resplandor de la competencia regional, tras una larga ausencia, lo que podría hacer que sea un jugador importante y único hasta que EE.UU. reorganice sus cartas. Rusia ha puesto todo el peso en jugar un papel en el cual recuperare su presencia en el norte de África a través de la profundización y ampliación de la cooperación económica y la inversión y las relaciones mutuas que se remontan a la década de 1960, cuando Rusia contribuyó a la creación de varios megaproyectos , el más importante de las cuales fue la gran presa.

Rusia ha elegido varios puntos que representan su interés y actividad en el norte de África, con un gran interés en Egipto. Esto se produjo después de las tensiones en las relaciones egipcio-americanas. En este contexto, Rusia y Egipto firmaron varios acuerdos, entre ellos uno que garantiza a Egipto un sistema de defensa aérea moderno. Este paso se considera una advertencia de Rusia a los Estados Unidos sobre que está en camino de atraerse a uno de sus mayores aliados en la región, el cual solía disfrutar de relaciones estratégicas y militares privilegiadas basadas en intereses mutuos. Los barcos estadounidenses solían tener prioridad a la hora de cruzar el canal de Suez y los aviones estadounidenses podían utilizar su espacio aéreo a cambio de la ayuda militar anual brindada por EE.UU. equivalente a 1.300 millones de dólares, que Estados Unidos congeló en protesta por la destitución del primer régimen democrático en Egipto que llegó después de la Revolución del 25 de Enero y del golpe contra la legitimidad que supuso el golpe de Estado de Abdel Fattah Al Sisi. Esto fue seguido por el titubeo de los EE.UU. y una aceptación silenciosa del régimen golpista.

Está claro que EE.UU. tomó la decisión de cambiar su política hacia el norte de África por muchas razones, no incluyendo la competencia de Rusia por un punto de apoyo. Esas razones están representados en su convicción de la inutilidad de la capacidad de los regímenes existentes para encontrar un equilibrio en la región, especialmente con la apertura de nuevas rutas para el entendimiento entre EE.UU. e Irán. También hay razones económicas y estratégicas que hicieron que los Estados Unidos se movieran al este hacia Asia para hacer nuevas alianzas.

El nuevo retorno de Rusia a la región no sólo se limita a las relaciones económicas; existen acuerdos de armas, la cooperación de seguridad en la lucha contra el terrorismo y la intensificación del comercio. Aparte de Egipto, hay otras posiciones prometedoras que comenzaron con visitas diplomáticas, como Argelia y Marruecos. La característica más importante del retorno de Rusia al norte de África en este periodo es la falta de programas ideológicos en las nuevas actas y acuerdos de cooperación.

Cuando el presidente soviético Nikita Khrushchev financió la construcción de la presa en los años sesenta con casi $ 1 mil millones, y apoyó al ejército egipcio durante la era del presidente Gamal Abdel Nasser, con armas y equipos rusos, exigió lealtad a cambio y sus ideas prevalecieron e hicieron populares en Egipto.

Rusia puso un pie en Egipto; esta presencia inicial alcanza un número de objetivos. En primer lugar, Egipto está considerada como la puerta de entrada estratégica y adecuada con respecto a África y el África subsahariana, donde existe la riqueza impoluta de uranio, oro, cobalto y aceite. Estas reservas naturales pueden convertirse en una razón para el futuro conflicto entre Rusia y Estados Unidos, sobre todo después de que los Estados Unidos se retiró del norte de África, pero sólo después de haber reforzado su presencia en África subsahariana y asegurado vías fluviales para el petróleo del Golfo a través de Bab-el-Mandeb.

Para los poderes rusos y estadounidenses, África es un área de inversión a medio y largo plazo que exige un acuerdo entre ambos, sobre todo después de que otras potencias, como China, están presentes y penetrando en África desde su centro. China estaba comprometida en la exploración y elaboración de petróleo de Sudán, antes de la separación del estado de Sudán del Sur en 2011. Hoy en día, China está extendiendo sus actividades ya que la mayoría de los pozos de petróleo pasaron a formar parte de Sudán del Sur. Además del nuevo estado, China tiene otros mercados en África central y del este. Además, coopera en los sectores económicos y comerciales y en la construcción de infraestructura en Sudán.

Rusia eligió a Egipto por su ubicación geográfica que une tres continentes. Por lo tanto, mostrará su capacidad para desarrollar intereses económicos, especialmente con los socios africanos. Por lo tanto, ¿será África sólo para Rusia en exclusiva, o los políticos jugarán bien sus cartas?

Traducido de Al-Araby Al-Jadeed, 20 de mayo 2016.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEuropa y RusiaRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba