Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La inclinación de Israel por los derramamientos de sangre encuentra un voluntarioso socio

Al contrario de los que afirma la Casa Blanca, el aumento esperado de la ayuda militar a Israel no refleja ningún “dramático aumento” de los ataques a su seguridad

Ramona Wadi

Los EEUU han continuado ofreciendo pruebas de que no es necesaria ninguna correlación cuando se habla de gastos extremos en tecnología militar y de seguridad para Israel. Los únicos requisitos que exigen son las violaciones de derechos humanos y el compromiso con la expansión colonial de cara a propagar una narrativa de seguridad que es selectivamente triunfal o derrotista, dependiendo de las circunstancias o motivos de cada día.

Y-Net informó de que después de que Obama recibiese una carta firmada por 83 senadores, la Casa Blanca ha accedido a aumentar la ayuda militar a Israel. De acuerdo con una fuente anónima de la administración, “a la luz de los dramáticos y crecientes desafíos contra la defensa de Israel, permanecemos preparados para apoyar un nuevo acuerdo sustancialmente mejorado a largo plazo para ayudar a proporcionar a Israel los recursos que necesita para defenderse y conservar su ventaja militar cualitativa.”

La declaración de la Casa Blanca además ha revelado que el próximo acuerdo entre Israel y EEUU “consistirá en la mayor promesa de ayuda militar a cualquier país en la historia de los EEUU”. Israel busca un aumento de los más de 3000 millones de dólares que reciba a 4000 millones; un incremento de 11 millones de dólares al día.

Obama parece estar aprovechando sus últimos meses en la Casa Blanca para acelerar y agravar los abusos de los derechos humanos mediante varias estrategias, especialmente los relacionados con el mantenimiento del apoyo a Israel a expensas de la población civil palestina. En cierto modo, esta reciente revelación se puede comprar con lo que está ocurriendo con los países árabes de la región; países que se están convirtiendo en mayor o menor medida en Estados fallidos a los que siguen unos “sinceros” esfuerzos por ayudarlos, normalmente de mano de las mismas facciones que los han corrompido y sirven a los interesas de EEUU. La estrategia de Israel es permitir que América emplee su misma retórica acerca de la “seguridad israelí” mientras continúan explotando a sus víctimas invisibilizadas.

Al contrario de los que afirma la Casa Blanca, el aumento esperado de la ayuda militar a Israel no refleja ningún “dramático aumento” de los ataques a su seguridad. Es, de hecho, un reflejo de la dependencia artificial que los EEUU e Israel han alimentado, así como de un indicativo de que se trata de la única entidad que merece ser conservada a ojos de Washington en la zona. Todo esto a pesar de que el único apaciguamiento de Israel en la zona pasa por la solución de un solo Estado.

Para Palestina, la creciente ayuda miliar a Israel no es solo una amenaza a sus actuales porciones de territorio y su población civil, sino también una completa humillación a base de abusos, con víctimas y espectadores. Al timón de esta parodia están las Naciones Unidas y su Derecho Internacional, seguidas de organizaciones internacionales que dependen del apoyo de los EEUU. El goteo de ayuda otorgado a regañadientes a Palestina, aún aplaudido por las marionetas que siguen al cargo de perpetuar la explotación colonial, no es más que una forma de facilitar los ciclos de negociaciones y ofrecer un alivio temporal.

Hablar de discrepancias en este asunto sería hacer un flaco favor a los palestinos. Este vil esquema es un ejercicio de poder e impunidad que vuelve a la ley internacional defectuosa y la hace incapaz de ayudar. ¿Cuál es la razón de tener leyes y convenciones que garanticen el derecho a resistir el colonialismo cuando el espectro político, particularmente la relación entre EEUU e Israel, las ha dejado obsoletas a la hora de ser implementadas? La aparente sed de sangre de Israel ha encontrado un voluntarioso aliado en los EEUU. Y me avergüenzo de ellos dos.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelUS

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines