Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las perspectivas sincronizadas de Israel y la Autoridad Nacional Palestina

Benny Gantz aportó su opinión recientemente en relación con el paradigma de la solución de los dos estados. Echó luz sobre cómo la retórica incesante y, de hecho, cualquier aparición hipotética de tal falacia, asegurará el sometimiento permanente de los palestinos.
El antiguo jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel, Benny Gantz. (foto de archivo)
El antiguo jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel, Benny Gantz. (foto de archivo)

 Mientras Mahmud Abbás ha recurrido una vez más a Francia como el “partidario” de Palestina y colaborador dispuesto a la redacción de las resoluciones más absurdas, el anterior Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Benny Gantz aportó su opinión recientemente en relación con el paradigma de la solución de los dos estados. Echó luz sobre cómo la retórica incesante y, de hecho, cualquier aparición hipotética de tal falacia, asegurará el sometimiento permanente de los palestinos.

Según lo informado por Israel National News, durante una conferencia en el Instituto para la Seguridad Nacional en Tel Aviv, Gantz expuso su punto de vista sobre los desafíos de Israel, indicando que la entidad colonial debería “luchar por la paz a nivel local, regional e internacional, pero sólo con una garantía de acuerdo con la AP [Autoridad Palestina]”. Describió el acuerdo de seguridad como “estratégicamente importante “, añadiendo que tal condición previa proporcionaría las bases de cualquier acuerdo permanente.

Gantz también alabó al ministro de Defensa Moshe Ya’alon por “proteger a las FDI”, después de la ejecución extrajudicial en Hebrón. La retórica de Ya’alon reflejó los comentarios de Gantz durante la conferencia, efectivamente descuidando las consecuencias de la violencia colonial y cambiando el enfoque hacia la sociedad israelí de manera que ahoga aún más la resistencia palestina.

De hecho, la retórica de Ya’lon parece estar centrada en las consecuencias inmediatas. “Hay una lucha aquí sobre el carácter y la imagen del estado de Israel y la sociedad israelí”, dijo al Jerusalem Post el mes pasado, “de una manera que influye en las FDI.” Sin embargo, una comparación con las observaciones de Gantz muestra cierta cohesión con el objetivo último de socavar la resistencia palestina a través de consignar el tema a la historia. El general también se refirió a Israel como pasando por una fase problemática con respecto a “la educación, tensiones de la sociedad israelí y la desigualdad.”

Por lo general, los comentarios agresivos de Ya’alon con respecto a los palestinos han generado una esporádica indignación. Gantz, sin embargo, utiliza el lenguaje hábil y perversamente como una herramienta para la alienación; un ejemplo es su diferenciación de violencia de los colonos sobre la base de quiénes son las víctimas. La ira de los colonos ante los supuestos recelos del Estado o militares se trata como un fenómeno marginal. La violencia de los colonos contra civiles palestinos es para el general un capítulo adicional para ser consignado al olvido.

Del mismo modo, en este contexto, tanto Ya’alon como Gantz se han unido en “exponer” las quejas de la sociedad israelí como una cubierta para tener aún más impunidad para actuar en violación de las leyes y convenciones internacionales. La intención es crear un nicho de la supuesta preocupación que puede ser entretejida dentro de la narrativa israelí, como corresponde al contexto, ya sea en relación con el actual levantamiento contra el Estado y la violencia de los colonos, o las negociaciones y el compromiso de los dos estados, lo que conduce en última instancia al ciclo de palabrería y “coordinación de seguridad”.

Los comentarios de Gantz deberían ser causa de consternación más que de sumiso acuerdo. Las expectativas de que la Autoridad Nacional Palestina o la comunidad internacional podrían reaccionar con un ápice de indignación son inverosímiles. Sin embargo, al menos dentro de los círculos de activistas que, a pesar de su apoyo profeso a Palestina, todavía giran hacia la imposición de dos estados, el reciente discurso debería arrojar luz sobre el hecho de ya sea que se acuerde un tratado de paz o no, tanto Israel como la ANP han expuesto su punto de vista sincronizado con respecto a la dominación y el sometimiento respectivamente. A menos que se le dé a la resistencia palestina el apoyo necesario, el futuro de Palestina se dañará de manera inequívoca e irreversible, probablemente entre alienados aplausos de la ANP cada vez que un gesto simbólico se anuncie como un gran logro.

Categorías
Artículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioRegión

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines