Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La comunidad de escaladores de Palestina, en imparable ascenso

Dalloul intentó escalar por primera vez hace seis meses, después de que un amigo le hablara de la Wadi Climbing ("Escalada de Wadi"), la primera compañía en desarrollar sitios de escalada para los palestinos en la Cisjordania ocupada.

Sentado en una cornisa en lo alto de una pared de roca pura, Nassar Dalloul observó el valle de Ein Qiniya desde arriba y dejó escapar una carcajada.

“¡No se siente allí, hombre, una cabra podría venir y tirarlo de una coz!”, gritó Will Harris, el guía de escalada, sólo medio en broma.

Dalloul, de 24 años, había llegado a la parte superior de la escalada de Sagur (Eagle), una de las 17 rutas hacia la parte superior de los 12 metros de roca caliza. Respondiendo con una sonrisa, Dalloul arregló la cuerda, se dejó caer por el costado y brincó hacia el Sagur en cuestión de segundos. “Es increíble”, dijo, de nuevo en el suelo. “Realmente puedes empujarte a tí mismo y a tu cuerpo.”

Dalloul intentó escalar por primera vez hace seis meses, después de que un amigo le hablara de la Wadi Climbing (“Escalada de Wadi”), la primera compañía en desarrollar sitios de escalada para los palestinos en la Cisjordania ocupada. Ha estado participando de salidas al aire libre casi todas las semanas desde entonces.

“Seguí adelante. No podía parar “, dijo a Al Jazeera, sonriendo. “Se trata de mejorar tu nivel de cada semana”.

Los alrededores de la aldea de Ein Qiniya, con sus terrazas ascendentes de olivos y las colinas de cantos rodados, fue el primer lugar elegido por el joven dúo estadounidense tras Wadi Climbing. Harris y Tim Bruns, ambos de 23 años, consideraron entonces fundar una empresa de escalada en Palestina hace dos años después de visitarla durante un programa de estudios en el extranjero en la vecina Jordania.

“Visitando Palestina, vimos la falta de actividades recreativas, pero el enorme potencial de escalada al aire libre,”  dijo Harris a Al Jazeera. “La visitamos durante nuestro último año de universidad para realizar estudios de viabilidad, [y] hablamos con empresarios y organizaciones no gubernamentales, sólo para ver si era posible.”

Se trasladaron a Ramala en julio de 2014 y fundaron Wadi Climbing, la cual comenzó a organizar a grupos de palestinos en recorridos de escalada a principios de este año.

“A la gente le encanta probar cosas nuevas aquí,” dijo Harris. “Hemos estado haciendo estos viajes durante unos ocho meses, y hemos atraído a casi 1.000 personas saliendo con nosotros.” Alrededor del 70 por ciento de los escaladores han sido palestinos, agregó, mientras que casi la mitad repiten la experiencia.

“Nuestra misión es construir una comunidad de escaladores íntegramente palestina”, dijo Harris.

Wadi Climbing ha recibido apoyo y equipo de un gran número de fuentes. Muchos de los zapatos y arneses que se utilizaron fueron regalados por gimnasios de escalada en Colorado, Estados Unidos, y recientemente recibieron una cantidad significativa de material de escalada de un donante europeo que desea permanecer en el anonimato.

En los últimos ocho meses, una comunidad de escaladores ha comenzado a echar raíces en la Cisjordania ocupada.

Este mes, Wadi Climbing estuvo llevando a cabo un programa para los escaladores intermedios. Además de las salidas de escalada semanales al aire libre, el grupo de siete palestinos ha firmado para una serie de sesiones de entrenamiento en grupo adicionales, incluyendo yoga y CrossFit, diseñados para complementar su escalada y fortalecer los lazos comunitarios.

Suheil Zoabi, de 25 años, de Jerusalén, estaba en su ya cuarto viaje este año, al que acude por su función social, así como por la escalada en sí.

“Los chicos son increíbles y agradables para pasar el rato con ellos. Nos divertimos y disfrutamos de nuestro tiempo. No sólo estamos escalando todo el día – estamos haciendo con amigos y socializándonos”, dijo a Al Jazeera, agregando que le gustaría ver más actividades recreativas al aire libre en la Cisjordania ocupada.

La geografía fracturada y los problemas de seguridad en Cisjordania son dos de las razones a las que se debe la falta relativa de actividades al aire libre para los palestinos. La gran mayoría de infraestructura de escalada en la zona han sido desarrolladas por los escaladores israelíes en la zona C. Muchos de los sitios se encuentran en y alrededor de los asentamientos, los cuales no son de fácil acceso para los escaladores palestinos.

“El sesenta por ciento de Cisjordania es zona C, bajo control israelí, donde muchos de los palestinos no se sienten totalmente cómodos – ya sea inconscientemente o conscientemente – caminando en el exterior,” contó Harris  a Al Jazeera. “Proyectos como el nuestro realmente promueven que los palestinos disfruten de la naturaleza aquí y de la belleza del paisaje.”

Zoabi estuvo de acuerdo en que la escalada en roca era una gran manera de utilizar los paisajes naturales de la Ribera Occidental para la recreación. “Las personas están atrapadas aquí, sin acceso al mar”, dijo. “Así que con este tipo de actividades, se hace un uso más eficiente de lo que las personas tienen.”

Wadi Climbing se centra ahora en su próximo objetivo: establecer el primer gimnasio de escalada interior en Palestina.

“Esa es la forma en que podemos hacer crecer mucho más a la comunidad”, dijo Harris, “Así que ese es el gran objetivo”.

Reimpresión de Al Jazeera.

Categorías
Artículos de OpiniónBlogsBlogs- Estilo de vidaOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba