Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Comienza la deportación de refugiados y migrantes de Grecia a Turquía

En la madrugada de hoy, las primeras 136 personas, en su mayoría paquistaníes, fueron deportadas de vuelta a Turquía desde la isla de Lesbos en Grecia.

 

VÍDEO

En la madrugada de hoy, las primeras 136 personas, en su mayoría paquistaníes, fueron deportadas de vuelta a Turquía desde la isla de Lesbos en Grecia. Con el fondo de los voluntarios, los trabajadores de ayuda humanitaria y los activistas gritando en contra de la equivocación, inmoralidad e incluso ilegalidad de este nuevo y controvertido acuerdo entre Turquía y la UE, varios barcos dejaron la isla con rumbo a Dikili, a un par de horas de distancia. Esta política de deportación ha sido criticada por la ONU, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, así como otros grupos de derechos humanos, por motivos éticos y legales.

Quienes se oponen al acuerdo no critican únicamente su muy cuestionable legalidad y su evidente inmoralidad, sino también la falta de inversión en los procedimientos de forman parte del proceso y la carencia de formación y de personal a que se enfrentan las autoridades que lo deben implementar; es decir, las fuerzas de la policía y el servicio de asilo en Lesbos. Ewa Moncure, la portavoz de Frontex en el puerto, habló conmigo después de que hubieran partido las barcas, con los migrantes y 136 de sus colegas escoltándolos uno a uno a bordo. Me explicó que no les correspondía a ellos asegurarse de si los refugiados eran efectivamente migrantes conscientes de su derecho a pedir asilo pero que el lugar de ello habían aceptado voluntariamente la deportación. Los barcos que partieron esta mañana, insistió, llevaban a bordo personas que no habían querido solicitar asilo. Después de que le señalara que los panfletos que reciben los migrantes con explicaciones sobre sus derechos en el momento del registro no están traducidos al urdu –sólo al árabe y al inglés-, me indicó que el ministerio podría proporcionarme más aclaraciones. En cualquier caso, muchos de los paquistaníes en cuestión son analfabetos y necesitarían a alguien que les explicase el procedimiento.

Sami, un joven paquistaní, me explicó cómo funciona el sistema de asilo. Los migrantes paquistaníes reciben un número de la “oficina de los números” y después tienen que guardar cola en la “oficina de asilo” en el otro extremo del campo. “Me he perdido tres desayunos seguidos por estar haciendo cola desde las 6 de la mañana,” me dijo. “Cuando la oficina abrió, el funcionario preguntó ‘¿quién es paquistaní?’. Nos identificamos, y nos apartaron de la cola. La discriminación contra este colectivo de demandantes de asilo está clara. También huyen de la guerra, de la persecución e incluso del genocidio, pero han sido reducidos por parte de los funcionarios del asilo, de la policía y del resto de migrantes al estatus de migrantes “económicos” o “ilegales”. Esto es poco razonable e inexacto; en más de dos meses en el campo, no me he encontrado a una sola persona que arriesgase su vida tantas veces por el camino simplemente para conseguir un trabajo mejor.

“La policía nos trata como si fuéramos animales,” denuncia Sami. “Nos gritan que nos marchemos, incluso cuando simplemente nos dirigimos a ellos para pedir información”. Cabe destacar que del total de 2.738 policías que votaron en los 18 colegios electorales próximos a la sede central de la policía en Atenas, más del 50% lo hizo por el partido neonazi Amanecer Dorado

.greek-activists-stage-protests-aginst-deportation-of-refugees-to-turkey-April-2016-2

Varios voluntarios se han enfrentado a problemas por implicarse con los paquistaníes en la isla –yo entre ellos-, y han sido detenidos sin motivo. Los paquistaníes son considerados “ilegales” por defecto. Han estado en huelga de hambre durante varias semanas como protesta contra su tratamiento y por la falta de acceso al procedimiento de asilo.

En efecto, los voluntarios se han movilizado para informar por su cuenta a los paquistaníes de sus derechos, y han creado un grupo de Facebook para dar consejos en el puerto antes de la partida, en tanto que las peticiones verbales de asilo han de ser tenidas en cuenta contra la deportación. Sin embargo, los barcos partieron horas antes de la hora que se les había dicho a los voluntarios. Las autoridades en cualquier caso nos habían prohibido entrar al puerto y designaron para las deportaciones una zona desde la que los migrantes no podrían habernos escuchado informándoles de sus derechos.

Durante las últimas seis semanas, el procedimiento para los migrantes que no son refugiados iraquíes o sirios ha sido bastante cuestionable, con informaciones mezcladas e incluso falsas difundiéndose dentro de los campos oficiales en Moria antes incluso de que el punto de registro se convirtiera en un “hot spot”. El sistema de registro ha sido vinculado y desvinculado constantemente de los procedimientos de asilo a lo largo de su estancia en el campo. El registro significa –prácticamente- la deportación para los paquistaníes, en caso de que decidan no solicitar asilo. Se trata de una elección que ha sido hecha en su lugar en el caos de desinformación que se produjo la semana que se implementó el acuerdo. Aunque el registro había sido desvinculado del sistema de asilo, los paquistaníes no lo sabían y seguían haciendo cola junto con los demás, con la esperanza de continuar el viaje por los Balcanes antes de que la ruta quedara cerrada. Los voluntarios les informaron de estos nuevos y precarios acontecimientos, ofreciéndoles protección en el campo extraoficial cerca de Moria. Ahora, un mes después, la policía ha registrado a la gente de forma forzosa. Sin embargo, no existe capacidad para que todos los solicitantes de asilo sean procesados a tiempo, ni protección adecuada para los más vulnerables y para los menores sin acompañar dentro del hot spot. Hay gente que se queda a la intemperie, sin apenas refugio, sin comida suficiente ni higiene. Moria ya está saturada por encima de su capacidad de 2.000 personas. En el centro de detención hay 2.526 refugiados, oficialmente.

greek-activists-stage-protests-aginst-deportation-of-refugees-to-turkey-April-2016

Según fuentes de la policía de Lesbos, en el último minuto hubo un vendaval de solicitudes de asilo por parte de los 3.300 migrantes de la isla. “Tenemos… más de dos mil personas que han expresado su deseo de solicitar asilo, y necesitamos ver un proceso creíble por parte del servicio griego de asilo para aquellos que deseen expresar sus preocupaciones en materia de protección,”  declaró a The Guardian Boris Cheshirkov, portavoz de la agencia de refugiados de la ONU en Lesbos. El número procesado hasta ahora es de sólo 18 individuos en el hot spot de Moria.

“No sabemos lo que va a ocurrir,” dijo el funcionario de migración de la ONU Peter Sutherland el fin de semana. “Pero si existe alguna posibilidad de que haya deportaciones colectivas sin que los individuos tengan derecho a solicitar asilo, eso es ilegal”.

Entrevista con Ewa Moncure, portavoz de la agencia de fronteras europea Frontex. El proceso de deportación fue agilizado al denegarles a los refugiados paquistaníes la posibilidad de pedir asilo.

 

Categorías
BlogsBlogs- PolíticaEuropa y RusiaGreciaOriente MedioRegiónSiriaTurquíaVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba