Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Alepo: el escenario de conflictos regionales e internacionales

La que fuera la segunda mayor ciudad de Siria, y el núcleo comercial del país se ha convertido ahora en un escenario sobre el que se desenvuelven los conflictos regionales secundarios e internacionales.
Un hombre comprueba el estado de los edificios y la destrucción tras el bombardeo d ela zona con barriles-bomba por parte del régimen de Al Asad
Un hombre comprueba el estado de los edificios y la destrucción tras el bombardeo d ela zona con barriles-bomba por parte del régimen de Al Asad

El domingo, el secretario de estado estadounidense John Kerry anunció que se había alcanzado un “acuerdo provisional” en términos de un “cese de hostilidades” en Siria entre EE.UU. y Rusia. Éste sigue al “cese de hostilidades” acordado en Munich hace dos semanas, cuya entrada en vigor fracasó el Viernes, bajo los fuertes bombardeos en y alrededor de la ciudad siria de Alepo.

Pero allá en Alepo, mientras se propaga el fuego de los disparos, la esperanza de un alto el fuego parece una perspectiva distante. La ruta de abastecimiento terrestre del gobierno sirio a la ciudad fue cortada el lunes por Daesh, mientras que el ejército, respaldado por milicias aliadas y por la fuerza aérea rusa, lucha para consolidar sus recientes avances.

Recientemente el gobierno lanzó una importante ofensiva para tomar Alepo, que permanecía holgadamente dividido entre las fuerzas de Bashar Al-Assad al Oeste y las zonas controladas por la oposición en el Este. La que fuera la segunda mayor ciudad de Siria, y el núcleo comercial del país se ha convertido ahora en un escenario sobre el que se desenvuelven los conflictos regionales secundarios e internacionales.

Fueron los combates en esta zona los que ayudaron a hacer descarrilar las más recientes conversaciones de paz en Ginebra, suspendidas el 3 de Febrero pocos días después de su comienzo. La oposición afirmó que el régimen y Rusia estaban usando las conversaciones para ganar tiempo, creando situaciones de hecho sobre el terreno con fuerte bombardeo de Alepo, que contribuyó a tomar muchas ciudades de importancia estratégica. Los aviones de combate golpearon áreas civiles con cientos de bombardeos, enfureciendo al Alto Comité Negociador (HNC) de la oposición, que ya había manifestado que sólo aceptaría asistir a las conversaciones si se detenían los bombardeos y los asedios. Entretanto, es posible que el acuerdo para el “cese de hostilidades” más reciente fracase en parte debido a la misma cuestión -no está previsto que Rusia detenga los bombardeos y la campaña en Alepo prosigue sin tregua-.

Los recientes avances del régimen en Alepo han empujado también a ciertos países a sopesar replantearse su papel en el conflicto. Arabia Saudí ya anunció este mes que estaba preparada para enviar tropas a Siria. Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos (UAE) siguieron sus pasos, apuntando a que estarían dispuestos a hacer lo mismo. Cuando el primer acuerdo de “cese de hostilidades” estaba terminando de ser preparado, el ministro de exteriores turco anunció que Turquía y Arabia Saudí podrían lanzar una operación terrestre en Siria, añadiendo que Riad también estaba enviando aviones de combate a una base turca para combatir a los extremistas. Ambos, sin embargo, subrayaron recientemente que lo harían únicamente con el apoyo de la coalición anti-Daesh dirigida por EE.UU.

Arabia Saudí respalda al HNC en la oposición siria, y el rígido apoyo de Irán a Assad ha tensado las cuerdas entre Riad y Teherán, envueltas en una lucha por una mayor influencia en Oriente Medio. Ambos países han chocado también en Yemen, donde Arabia Saudí dirige una coalición que se enfrenta a los rebeldes houthis respaldados por Irán. En señal de hasta qué punto la tensión está creando dificultades regionales, ayer Arabia Saudí advirtió a sus ciudadanos en contra de viajar al Líbano, después de que el país no condenara el ataque contra la embajada saudí en Teherán el pasado Enero. La presenta lucha de Assad por Alepo, respaldada por combatientes iraníes, significa que la ciudad se ha convertido en una palestra en la que dar rienda suelta a estas tensiones.

Para Turquía la provincia siria de Alepo alberga el pasillo de Azaz, una arteria de importancia crucial que conecta el Alepo oriental de los rebeldes con Turquía. Su caída implicaría un duro golpe a la oposición respaldada por Turquía, abriendo además la puerta a la posibilidad de una toma de control por parte de fuerzas kurdas. El pasado Lunes se propagó la noticia de que las fuerzas kurdas habían tomado Tal Rifaat, una localidad de importancia vital al sur de Azaz. Al día siguiente, surgieron informaciones de que habían llegado a un acuerdo para entrar en Marea, la última localidad antes de Azaz. En respuesta a estos avances, Turquía había comenzado ya este mes a atacar posiciones de las YPG en la provincia de Alepo.

El respaldo de EE.UU a las YPG, que lideran las Fuerzas Sirias Democráticas implicadas en la lucha contra Daesh, ha enfurecido al líder turco Erdogan, que acusa al grupo de estar detrás de un reciente ataque terrorista en Ankara. Están acusados de colaborar con el ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que Turquía lleva décadas combatiendo. Su presencia en la frontera con Turquía está dando alas a las preocupaciones sobre la seguridad nacional y a los miedos de que pudieran cerrar el hueco entre sus dos enclaves, Kobane y Afrin, creando un estado kurdo contiguo a su frontera meridional.

Las preocupaciones por el hecho de que las YPG fueran respaldadas en su avance por la cobertura aérea de los ejércitos sirio y ruso tampoco han sido de gran ayuda. Las tensiones entre Turquía y Rusia que apoyan a los bandos opuestos en el conflicto, se han incrementado, sobre todo después de un incidente en el que Turquía derribó un avión de combate ruso. La noticia de que un aliado de los EE.UU. en la lucha contra Daesh esté recibiendo cobertura aérea rusa también pone en un aprieto a EE.UU. particularmente en lo que respecta a la creciente presión por parte de Ankara para adherirse a su línea en cuanto a las YPG. Por si fuera poco, los bombardeos de zonas civiles en Alepo por parte de los rusos está empujando a miles de refugiados sirios más hacia Turquía.

La batalla por Alepo cambia las reglas del juego. Ya sea porque su caída cortaría la arteria que mantiene a la oposición, permitiría a los kurdos controlar la delicada frontera con Turquía y reforzaría la posición de Assad en la mesa de negociación, o bien simplemente porque representaría una pérdida simbólica de una base rebelde clave desde los inicios de la guerra civil siria. Las implicaciones de su pérdida o toma aumentan el riesgo de que el conflicto se expanda incluso más, en tanto que son tensiones regionales e internacionales las que están actuando en este campo de batalla.

Categorías
ArtículosOriente MedioSiria
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines