Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Explicación: La Declaración Balfour.

Para los sionistas, la Declaración Balfour de 1917 sentó las bases para la creación del Estado de Israel. Para los palestinos, sin embargo, fue un acto de traición por parte de Reino Unido. Pero, ¿quién es Balfour? ¿En qué consistía la Declaración? Y, ¿por qué sigue provocando polémica?

La Declaración Balfour fue una breve carta redactada el 2 de noviembre de 1917 por Lord Arthur Balfour, el secretario de exteriores británico de la época, y dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, un noble sionista británico, que expresaba el apoyo del gobierno británico a crear una patria judía en Palestina. La carta declaraba lo siguiente:

 “El gobierno de su majestad ve favorable el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y hará todo lo que esté en su mano para facilitar este objetivo, entendiéndose claramente que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las ya establecidas comunidades no judías en palestina, o los derechos y el estatus político del que disfrutan los ciudadanos judíos en cualquier otro país”.

La opinión política liberal de Reino Unido de la época sentía que Occidente tenía la responsabilidad de permitir una patria a los judíos, debido a las injusticias históricas sufridas por esta comunidad, de las cuales creían que era culpable Occidente.

Como consecuencia de la II Guerra Mundial y del Holocausto, la intención de crear de una comunidad judía se intensificó en medio del creciente apoyo internacional al Movimiento Sionista y a la creación del estado de Israel.

En 1920, se le asignó a Reino Unido la administración temporal de Palestina de acuerdo con el sistema de “mandato” conformado por el Tratado de Versalles en 1919. Gran Bretaña fue así confinada a trabajar en nombre de los residentes tanto árabes como judíos en Palestina.

Un acto de traición

Los árabes se sintieron traicionados por la Declaración, ya que Reino Unido había prometido a los líderes árabes una completa autonomía desde el Mar Rojo hasta el Golfo Pérsico, a cambio de su cooperación durante la Segunda Guerra Mundial para combatir a los otomanos. Gran Bretaña garantizó la “creación de gobiernos y administraciones nacionales que deriven su autoridad de la libre elección de las poblaciones indígenas”.

Sin embargo, cuando la guerra se torció en 1917, Balfour le escribió a los líderes de los sionistas británicos con la esperanza de asegurar el apoyo judío a sus aliados. Chaim Weizmann, una de las figuras principales del movimiento sionista en Reino Unido, así como Rothschild, también buscaban lograr este objetivo. Por lo tanto, ni los derechos de la población indígena de Palestina, ni las promesas hechas a los líderes árabes se mantuvieron.

Controversia y contradicciones

La controversia que gira en torno a la Declaración también tiene que ver con su pobre formulación, que algunos sostienen que fue deliberada, dejando el compromiso de Reino Unido a un estado judío independiente abierto a la interpretación.

La Declaración no declaraba explícitamente el apoyo a un único Estado judío en Palestina, sino más bien a una patria para el pueblo palestino, en la que vivirían junto a los palestinos y otros árabes que llevaban allí siglos. La segunda parte de la Declaración, que se refiere a la protección de los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías ya existentes en Palestina, ha sido vista como un reconocimiento de la autonomía y los derechos árabes, un respaldo comparable y extensible a los judíos.

El impacto de la Declaración

La Declaración de Balfour y los objetivos sionistas detrás de ella allanaron el camino para la inmigración en masa de judíos de todo el mundo a Palestina, y más tarde la Nabka, la catástrofe de 1948, en la que cientos de miles de palestinos fueron o asesinados o forzados a abandonar sus hogares para hacer sitio para el establecimiento del Estado de Israel.

En la época de la Declaración de Balfour, los habitantes no judíos de Palestina constituían un 90% de la población. La población judía pasó de 50.000 a 600.000 hasta el momento que Israel declaró su independencia, tres décadas después de la carta de Balfour.

Mientras que los sionistas buscaban un hogar y el derecho de los judíos a su auto determinación, la creación de un Estado judío contradecía directamente los mismos principios de ese derecho, costándoles a los palestinos su propia patria.

Categorías
IsraelMEMO Videos ExplicativosOriente MedioPalestinaVideos y Fotos Historias