Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

George Bush y Tony Blair crearon el Estado Islámico

Dos años después de ir a la guerra, hace exactamente 11 años, el 7 de julio de 2005, Londres sufrió un ataque terrorista que fue reivindicado por Al Qaeda como un acto de venganza por la participación del Reino Unido en la guerra. Hoy, en retrospectiva, Al Qaeda puede parecer bastante suave en comparación con su sucesor, que nació de las cenizas de la quema de Iraq: Estado Islámico.
Tony Blair y G. Bush

Hace trece años, el entonces primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, se basó en pruebas falsas para justificar la adhesión de Reino Unido a la invasión y guerra en Iraq.

Por razones que quizás sólo él conozca, optó por alinearse con la administración neocon del presidente de Estados Unidos de la época, George W. Bush. En ese momento yo y muchos de mis colegas en el movimiento “No a la guerra” advertimos a Blair y al gobierno del Reino Unido en contra de las graves repercusiones de ir a la guerra.

En lugar de hacer caso a nuestros consejos, que fueron ridiculizados y muchos de nosotros excluidos de todas las comunicaciones oficiales del gobierno y de consultas acerca de cuestiones sobre las que previamente habíamos sido consultados. El gobierno de Blair nos trató con desprecio e incluso a veces como si fuéramos enemigos del estado.

Hoy, hemos sido absolutamente reivindicados por el informe Chilcot. No sólo Iraq es hoy en día un desastre total, sino que todo Oriente Medio se está ahogando en un mar de sangre. Desde 2003, y a lo largo de estos años, la amenaza terrorista ha crecido de manera exponencial. Al-Qaeda se dividió dando lugar a una facción mucho más letal, el autoproclamado Estado Islámico (IS), que está propagando caos y matanzas por todo el mundo. La sensación de desesperanza y profunda amargura han permitido al-Qaeda y luego al ISIS reclutar a jóvenes no sólo de la región, sino de todo el mundo.

Ahora sabemos con seguridad que, de acuerdo con TheGuardian, “la invasión de Irak aumentó la amenaza terrorista en el Reino Unido y contribuyó a propagar al grupo terrorista Estado Islámico”. El documento confirma que estos hallazgos “son compatibles con los documentos de inteligencia liberados como parte del informe Chilcot.”

Me acuerdo muy bien de advertir sobre esto mucho antes de que ocurriese, al igual que a muchos de mis colegas en el movimiento del “No a la guerra”. No había que ser un genio para esperar que esto sucediera, era simple sentido común. Hice la advertencia en varias entrevistas de radio y televisión, así como en mi breve discurso ante los millones que se reunieron en Hyde Park para protestar contra el ataque a Irak y para presionar por el fin de la guerra.

A la mañana siguiente uno de los periódicos de derecha en Londres me ridiculizó y se rio de mi advertencia de que el terrorismo sólo se extendería para convertirse en una amenaza mucho más grande.

Dos años después de ir a la guerra, hace exactamente 11 años, el 7 de julio de 2005, Londres sufrió un ataque terrorista que fue reivindicado por Al Qaeda como un acto de venganza por la participación del Reino Unido en la guerra. Hoy, en retrospectiva, Al Qaeda puede parecer bastante suave en comparación con su sucesor, que nació de las cenizas de la quema de Iraq: Estado Islámico.

Tony Blair y George Bush, así como las personas que colaboraron con ellos, no pueden salir indemnes tras lo que le han hecho a nuestro mundo. Estas personas son los verdaderos autores de las circunstancias que crearon el ISIS. Las víctimas de la invasión de Iraq, incluyendo las familias de aquellos que murieron luchando en todos los bandos, tienen derecho a la justicia, no basta con una simple disculpa ni con derramar algunas lágrimas de cocodrilo.

 

 

Este artículo fue publicado originalmente el 7 de Julio en middleeasteye.net.

Categorías
ArtículosEUEuropa y RusiaIrakOrganizaciones InternacionalesOriente MedioReino UnidoUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba